28.9.10


Santy Gutiérrez, La Opinión de A Coruña (10/09/16)

1 comment:

CHucky said...

Solo por hacer de abogado del diablo, no porque esté de acuerdo con nada: la ablación se hace a niñas indefensas, el toro es un bicharraco enorme de nosecuantosmil kilos con unos cuernacos de notemenés.